III

Resistencia

22/ene/04 — 24/ene/04, Teatro de los Insurgentes
Director: Issa Ma. Benítez Dueñas

El III SITAC tiene como tema de reflexión el concepto de RESISTENCIA; un término ambiguo que es indispensable revisar frente al desarrollo de los recientes acontecimientos políticos, sociales y culturales que, además de debilitar los ideales democráticos según se han planteado en Occidente, han demostrado la escasa incidencia que tiene la opinión del ciudadano de a pie en su propio entorno. Las grandes democracias actuales sufren una especie de esquizofrenia en la que acción y discurso se encuentran más dislocados que nunca, lo que consecuentemente genera una serie de contradicciones y desproporciones importantes en los métodos y discursos de control con los que cuenta el poder. Cabe además notar que quizá por primera vez en la historia, esta situación no se limita a los llamados países en vías de desarrollo, sino que afecta a algunas de las sociedades más avanzadas del globo.

Si bien frente a esta situación la necesidad de un proyecto cultural crítico y contestatario no es sólo deseable sino indispensable, parece que gran parte de las estrategias artísticas que se han lanzado en este sentido han resultado o insuficientes o demasiado fácilmente integradas dentro del sistema que buscan cuestionar. Es en el contexto de esta contradicción que el III SITAC pretende indagar sobre la posibilidad de un nuevo activismo social, cultural y artístico que, quizá a menor escala y en contextos más inmediatos, presente alguna posibilidad de eficacia. Queremos replantear no sólo la necesidad, sino la posibilidad misma de la resistencia, de la confrontación, de la negociación, de la búsqueda de alternativas y de la prerrogativa que todos tenemos para decir NO...

Programa

1. La resistencia como posibilidad

Este primer bloque de discusión centró la atención sobre aquellos ámbitos en los que la resistencia puede constituirse como una estructura subyacente a los discursos y acciones. Se trata de establecer las razones por las que la resistencia es necesaria desde ópticas políticas -entendidas en el sentido de la acción social- y culturales diversas. Este primer acercamiento al tema busca detectar dinámicas sociales de negociación que sirvan de base para las discusiones posteriores, al tiempo que evaluar la manera y los términos bajo los que algunas dinámicas de resistencia de años recientes se han integrado en los discursos institucionales y mediáticos. Un aspecto muy importante de este primer bloque se relaciona con la necesidad de entender la resistencia, ya no exclusivamente como una dinámica vertical -esto es, ideológica- sino como una serie de prácticas que se despliegan horizontalmente sobre todos los ámbitos de lo social.

Coordinador: Cuauhtémoc Medina


2. Espacios y tácticas de resistencia

Hablar de resistencia implica hablar de acciones concretas. Difícilmente puede abstraerse este concepto de la gran variedad de ejemplos específicos en los que día a día se negocia con las estructuras de poder dentro de las que ejercemos nuestras prácticas. No cabe duda de que el sistema tiene una gran capacidad de adaptación de modo que los espacios de la resistencia existen como burbujas esporádicas y frágiles, en constante tensión, en un lugar borroso entre la marginalidad y la institucionalización. En este sentido se busca evaluar críticamente las aportaciones de diversos grupos e individuos que han intentado llevar a cabo sus propuestas e iniciativas desde la resistencia. Muchos encuentran dificultades para trascender de los aspectos puramente formales de modo que su asimilación dentro de las estructuras de institucionales resulta sorprendentemente rápida y eficaz. Algunos otros casos, seguramente menos, aprovechan esa inclusión para minar la institución desde dentro con resultados diversos y llenos de interés desde múltiple ópticas. Finalmente están aquellas iniciativas que bien por voluntad propia, bien porque la institución no ha logrado, o no le interesa, descifrar los códigos de sus estrategias logran permanecer en los márgenes, siempre con la pregunta ¿hasta cuándo? rondando en el aire.

Coordinador: Tobias Ostrander



3. Resistencia y seducción: el caso México

México hoy es uno de los países con mayor visibilidad en lo que a producción artística se refiere, lo que no significa que esas prácticas representen comprehensivamente la realidad del arte del país. No obstante, y ante su inminente presencia en los circuitos internacionales, cabe preguntarse cuál es la relación que establecen con una particular tradición de la resistencia vinculada principalmente a la confrontación generacional y a la negación de la tradición. En este sentido una buena parte del arte del siglo XX en México se ha planteado en términos combativos dentro del ámbito estrictamente artístico al tiempo que aparece sorprendentemente dócil frente a su instrumentalización y legitimación políticas. Los ojos del mundo del arte internacional centran su interés sobre un arte que se supone el producto de supervivencia en la Megalópolis. Esta visión sesgada de la escena artística mexicana ha funcionado como un poderoso vehículo de difusión y promoción. Esta situación es paradigmática dentro del esquema de funcionamiento del sistema del arte hacia dentro de nuestras fronteras, pero también en el ámbito internacional dispuesto a absorber un conjunto de prácticas mediante estrategias que evocan los fantasmas del colonialismo. De ahí la necesidad de plantear el debate sobre el concepto de resistencia en sus múltiples relaciones con el arte en México y desde experiencias distintas con el fin de aclarar los presupuestos que se perpetúan afuera, a la vez que asumir la necesidad de una autocrítica seria hacia dentro.

Coordinador: Olivier Debroise

Participantes

Publicación

Patrocinios